Make your own free website on Tripod.com



 

Noche de hiedra

 Siendo la noche de hiedra,
los tranvias son recuerdos,
en la sangre de las lentejuelas.
Siendo la noche de hiedra,
dale al candil ojos negros
y que hiervan las cenizas del corazón.
Un labio es medio beso
mientras llueven espinas
en el tejado del amor
Siendo la noche de hiedra,
los nervios dorados se doblan
y la luna es un susurro de tambor.
Siendo la noche de hiedra,
la piel de tu caricia
es la cuchilla de ml algodón.
Y una mueca de heridas
se deja la guitarra
en esta canción.
 
 
 

Javier Corcobado. 6 de febrero, 1991

rojo
Esclarecidos
gasa 1991

 

 Volver  a escritos